PRIORIDAD: LA FAMILIA

Etiquetas

, , , ,

familia-manos

Dios nos hizo seres sociales, hemos sido creados para relacionarnos con Dios, y con su creación. Sin embargo, las relaciones humanas no es un campo fácil. Hay carreras universitarias que se dedican solo a este aspecto: Relaciones sociales, relaciones laborales, relaciones internacionales, relaciones diplomáticas, etc. Pero la más básica, el primer tipo de relación social en la que interactuamos es a la que aún no se le ha diseñado un curriculum académico, las relaciones familiares.

La psicoterapeuta norteamericana, Virginia Satir,  dice que es en el ámbito de la familia, donde aprendemos el principio de las relaciones sociales, porque

“La familia constituye el núcleo de la sociedad, representa el tipo de comunidad perfecta, pues en ella se encuentran unidos todos los aspectos de la sociedad: económicos, jurídicos, socioculturales, etc”

Debemos dar el lugar que le corresponde a la familia como  institución que nace en el corazón mismo de Dios, y dentro de la familia, no descuidar por ningún motivo, la pareja que conforma el matrimonio:

 18. Luego Dios el Señor dijo: «No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada.» …21 Entonces Dios el Señor hizo que el hombre cayera en un sueño profundo y, mientras éste dormía, le sacó una costilla y le cerró la herida. 22 De la costilla que le había quitado al hombre, Dios el Señor hizo una mujer y se la presentó al hombre, 23 el cual exclamó:  «Ésta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Se llamará “mujer” porque del hombre fue sacada.» 24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. (Génesis 2)

No olvidemos que primero esta nuestro matrimonio y luego los hijos.  Cuando le damos prioridad a nuestro cónyuge, la relación se fortalece y un matrimonio fuerte es el mayor aliado de la familia

Hoy encontramos familias en donde solo convive la madre  o el padre con sus hijos, familias donde impera el dolor de la separación  por diversos motivos, familias en donde el temor es el centro ante el dolor causado por la violencia doméstica y también familias en donde la casa tiene que ser compartida por varias grupos familiares por aspectos de economía, o donde los padres ya han contraído segundas nupcias, o donde ambos padres han salido del país y los niños quedan con sus parientes.  Lo cierto que nuestra sociedad cada día tiene más el tipo de familia que la sociedad modelos de familia.

La sociedad moderna, está tratando de introducir nuevos  “Tipos de familia”, que van en contra del modelo bíblico y que se promocionan abiertamente en la televisión, en las calles y en muchos centros educativos. Esa es  la realidad que debemos enfrentar como ministerio y comunidad de fe.

Hoy vivimos en un tiempo en donde se han perdido los valores y ya no se cree en los absolutos. Los anti valores  han perneado el hogar,(siendo este el lugar en donde deberían ser enseñados). Los anti valores  se ven como algo normal, y tal como denunciaba el profeta Isaias, ahora se llama bueno a lo que la ley de Dios llama malo. (Isaías 5:20)

Posiblemente usted esté pensando que este no es el caso de las familias cristianas, sin embargo, que estemos juntos bajo un techo, o vivamos bajo el modelo de la familia tradicional,  ello no necesariamente expresa que somos una familia saludable, que nutre positivamente a los que viven bajo ese techo.  Nosotros también debemos evaluarnos.  No podemos hacer creer a otros, o engañarnos a nosotros mismos de que somos una “superfamilia”.  Podemos tener fachadas bonitas, pero adentro “grandes infecciones emocionales”, que necesitan ser tratadas.

No existen las familias perfectas, procuramos desarrollar familias saludables.

familia y tecnologia

En la sociedad moderna se fomenta una cultura individualista, aun en nuestras propias casas estamos distanciados.

En  la sociedad moderna se fomenta una cultura individualista, aun en nuestras propias casas estamos distanciados.  Necesitamos el poder de Dios para dar prioridad a nuestra familia, para llevar la familia como lo indican  las escrituras es necesario la intervención de Dios en nuestras vidas.

Dolores Curran, especialista en cuidado familiar, menciona, entre varios, tres características de la familia saludable que llamaron mi atención:

  1. Fuerte sentido de familia en el que abundan los rituales y las tradiciones
  2. Tiene un fundamento religioso que los miembros comparten
  3. Fomenta que sus miembros se reúnan a la mesa y conversen durante las comidas

Esto me lleva al pasaje  bíblico de Deuteronomio 6:4-9:

“”Oye,  Israel: Jehová,  nuestro Dios,  Jehová uno es. Amarás a Jehová,  tu Dios, de todo tu corazón,  de toda tu alma y con todas tus fuerzas. Estas palabras que yo te mando hoy,  estarán sobre tu corazón. Se las repetirás a tus hijos,  y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino,  al acostarte y cuando te levantes. Las atarás como una señal en tu mano,  y estarán como frontales entre tus ojos;  la escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.”

Este único versículo, encierra una estrategia que surge en el corazón de Dios  con la única intención de fortalecernos como familia: encierra tradición, fundamento religioso y comunicación familiar

family-praying

Padres, restauremos el altar familiar

Padres, recuperemos el control y ejerzamos nuestro rol de sacerdotes de nuestras casas, Dios nos habla de frente en este pasaje: Estas palabras que yo te mando hoy,  estarán sobre tu corazón. Sometámonos a Dios, nosotros en primera instancia, como individuos, como esposos, como padres y traigamos a nuestro hogar la mejor medicina para hacer de la nuestra una familia saludable, la presencia de Dios a nuestro hogar.

El desarrollo de nuestra espiritualidad, primeramente debe ser importante para mí, la Palabra de Dios debe ser mi propia guía, mi modelo de vida.  Lo que para nosotros es importante, inevitablemente lo vamos a compartir con los que amamos, nuestras familias. Lo que creemos y enseñamos como norma de vida para los nuestros, impactara a los que están a nuestro alrededor: Testimonio ¡restaure el altar personal, restauremos nuestro altar como pareja y  restauremos el altar como familia!

Usted tal vez dirá: “pero yo no tengo tiempo”, mis hijos no quieren”, “es que cada una tiene su agenda”, es que nunca estamos todos juntos”, pero no olvide: En el hogar, son los padres los que tienen la autoridad y definen las normas y políticas que rigen a la familia.

El reto es para nosotros padres, establezcamos el tiempo oportuno para compartir con nuestra familia un  devocional que revitalice nuestra comunión y reafirme la centralidad de Dios en nuestro hogar, esta es la acción más concreta que podemos realizar si realmente queremos que el Dios sea el Señor de nuestra casa.

Hay dos metas que como padres deberíamos perseguir:

  • Que nuestros hijos entiendan, acepten y hagan suya nuestra fe y nuestros valores
  • Que nuestros hijos tengan acceso a una educación adecuada para la vida y para las profesiones que quieran seguir.

…y la primera es más importante que la segunda

 

Debemos luchar en contra de todo aquello que nos impidan ejercer el hábito de dar prioridad a la familia.

TIEMPO: “uno de estos días lo haré”

TRABAJO: “tengo que trabajar para vivir”

EGOISMO: “¿Quién se ocupa de mis necesidades?”

El principio de la sanidad de nuestras familias, está en el ámbito espiritual, al igual que la historia de Israel, hoy debemos tener claro que el desastre del presente se debe al hecho que no hemos sido celosos en guardar la enseñanza de fidelidad y amor al Señor, en el marco de nuestro hogar:

“Se las repetirás a tus hijos,  y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino,  al acostarte y cuando te levantes. Las atarás como una señal en tu mano,  y estarán como frontales entre tus ojos”

El autor del Comentario Bíblico Iberoamericano, Edesio Sánchez dice: “El hogar es la iglesia doméstica.  Por tanto, la familia debe ser el foco básico de la misión. Como institución, la iglesia debe desarrollar y capacitar para la formación de células familiares y guías para que los cristianos desarrollen su fe desde el hogar.  Promover que los padres se sientan desafiados a ser cristianos maduros que tienen la responsabilidad de guardar para sí mismos, de comunicar  en su hogar y de vivir en medio de su comunidad la doctrina que sustenta la fe bíblica”

Como vamos a recuperar el control del desarrollo de nuestra persona, de nuestro matrimonio, de nuestras familias, recuperando el altar familiar y volviendo nuestro corazón a la familia.

Jay Dennis, en su libro “Los hábitos de Jesús” dice al respecto

  1. RECONOZCA QUE DIOS ESTABLECIÓ QUE LA PRIORIDAD QUE USTED DEBE TENER EN LA TIERRA ES SU FAMILIA. La familia es la primera institución que Dios estableció
  2. QUE PRIMERO ESTA SU MATRIMONIO Y LUEGO SUS HIJOS. Cuando le dan prioridad al cónyuge la relación se fortalece porque un matrimonio fuerte es el mayor aliado de la familia.
  3. NECESITA EL PODER DE DIOS PARA DAR PRIORIDAD A SU FAMILIA. Para llevar la familia como lo indican las escrituras es necesario la intervención de Dios en nuestras vidas.
  4. RESERVE TIEMPO PARA SU FAMILIA EN EL CALENDARIO. Tanto la calidad como la cantidad de tiempo que pasamos juntos son esenciales. Busquen pasatiempos juntos
  5. SIRVA A LOS MIEMBROS DE SU FAMILIA. Sobre todo los padres, que son los guías espirituales puestos por Dios para la familia.
  6. COMAN JUNTOS POR LOS MENOS UNA VEZ AL DÍA Y OREN JUNTOS AL HACERLO. La comida es un tiempo para compartir, tener compañerismo, escuchar sonreír, hacer preguntas y reafirmarse el uno al otro.
  7. SI SU TRABAJO ESTA DAÑANDO A SU FAMILIA, HAGA UN AJUSTE O CAMBIE DE TRABAJO. Es tarea de jerarquizar correctamente lo que debe tener valor en nuestra vida.
  8. ESCUCHE A SU FAMILIA. Cada miembro de la familia merece ser escuchado atentamente por los demás.
  9. DIVIÉRTANSE JUNTOS. Coloque fotografías de momentos felices en cada parte de la casa y produzca deliberadamente momentos felices en el hogar
  10. VIVA DE ACUERDO CON LOS PRINCIPIOS DE LA BIBLIA Y NO POR CIERTAS REGLAS IMPUESTAS. Las reglas del hogar deben estar guiadas por principios bíblicos que extraigan lo mejor de cada persona.
  11. ASISTAN A LA IGLESIA TODOS JUNTOS. Adorar a Dios juntos en la iglesia fortalece el matrimonio y las relaciones entre los miembros de la familia.

 

La entrada triunfal a Jerusalén

Etiquetas

, ,

image

La forma en que Jesús entraría a Jerusalén fue anunciado 500 años antes del nacimiento de Jesús por el profeta Zacarías :

“He aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.” [Zacarías 9:9].

El que haya entrado montado sobre un asno pone de manifiesto su humildad. Pudo haber entrado en la ciudad acompañado de una hueste de ángeles y con gran sonido de trompetas, pero entró humilde, y cabalgando sobre un asno. Antes de su entrada a Jerusalén,  Jesús dijo de sí mismo a sus discípulos y al pueblo:

Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón (Mateo 11:29).

Cuando Jesús entró en Jerusalén, una gran multitud lo aclamó: ¡Hosanna en las alturas! Hosanna significa “sálvanos ahora”.

El pueblo estaba oprimido y los judíos eran explotados como esclavos por el gobierno romano. Como Jesús se presentó y realizó milagros bajo tales circunstancias, los judíos pensaron que Él sería el libertador que los salvaría del Imperio Romano.

Los judíos no comprendieron el propósito de la venida de Jesucristo a la tierra. El vino para dar vida y libertad a toda la humanidad  mediante su preciosa sangre derramada sobre la cruz, y para que pudiéramos recibir de Él la bendición de una vida abundante.

“Jesús es el Rey de reyes”. Cuando Jesús entró en Jerusalén el pueblo tendió sus mantos sobre el camino y lo aclamó:

¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel! (Juan 12:13).

¿Por qué un burro y no un caballo? Él no utilizó un caballo. Un caballo es símbolo de guerra, un asno es símbolo de paz.

Jesús vino al mundo como Príncipe de paz (Isaías 9:6) para darnos la paz.
Cuando nació, coros angelicales proclamaron que Él es el Príncipe de la paz:

¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! [Lucas 2:14]

Así como Jesús tuvo una actitud humilde y pacífica cuando entró en Jerusalén sobre un asno, seamos nosotros ejemplos de paz y humildad para los demás.

Debemos ser creyentes que demos gloria y alabanza a Jesucristo.
Seamos creyentes que demos la bienvenida a Jesucristo en su venida, como el Rey de reyes.
Reconozcamos a Jesucristo como nuestro Señor, salvador y guía en nuestra vida.

CLAVES PARA LA VICTORIA EN LA VIDA CRISTIANA

Etiquetas

, ,

2015

Así como mes de diciembre no solo provoca reflexión sobre las cosas realizadas, enero se convierte en el mes en que los seres humanos nos plantearnos nuevas metas en la vida.

Está bien que nos propongamos metas en la vida, Pablo nos decía en su carta de  1 Corintios 9:26

 Así que yo no corro como quien no tiene meta; no lucho como quien da golpes al aire. (NVI).

metasRegularmente nos planteamos metas en diferentes áreas de nuestras vidas como por ejemplo: terminar estudios, bajar de peso, asensos laborales o viajes, entre muchas otras.

Una de estas metas que debemos fijarnos tiene que ser nuestro crecimiento espiritual, obtener cada día victoria en nuestra vida cristiana.

Esta es una gran pregunta que como cristianos debemos plantearnos al iniciar el año  ¿Cuáles son las claves que me dan victoria cristiana?

Definitivamente la clave central para una vida cristiana victoriosa es permanecer en Cristo.

Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. (S.Juan 15:5 RVR1960)

Veamos el proceso que hemos recorrido en nuestra vida cristiana

  • La Palabra de Dios nos enseña que usted y yo estábamos muertos en nuestros delitos y pecados (Efesios 2:5),
  • Porque todos pecamos estábamos destituidos de la gloria de Dios (Romanos 8:23),
  • Pero que Dios no amo tanto que aún muertos en nuestros pecados, Cristo murió por nosotros  y nos impartió su vida(Romanos 5:8),
  • La palabra continúa enseñándonos que cuando respondemos con arrepentimiento ante la cruz de Cristo, pasamos de muerte a vida y obtenemos nueva vida en Cristo (2 Co. 5:17).
  • Gloria damos a Dios por tanta misericordia recibida, por el acto judicial que ha operado sobre nosotros, ahora usted y yo, somos “aceptos en el amado” (Efesios 1:6)

Sin embargo la vida cristiana, también es un proceso de colaboración con Dios, él ha hecho por nosotros todo lo que tenía que hacer: nos salvó, nos dio nueva vida y su Espíritu Santo para guiarnos.  Ahora nos lanza un desafío para caminar una vida cristiana victoriosa:

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.  Efesios 4:22-24

 Pablo le escribe estas palabras a los cristianos de Efeso que vivían en medio de un ambiente corrupto, muy lleno de paganismo y todas las implicaciones que estas traían.  Pablo está motivándolos para que a través de Cristo ellos puedan romper con esta influencia y comiencen una vida nueva bajo el ejemplo de Cristo, en este punto les presenta 3 pasos de acción de los creyentes en Cristo

  1. Despojaos del viejo hombre.  Esto sugiere un cambio de carácter, un cambio de manera de vivir
  2. Renueven la mente.   Esta renovación es la acción del Espíritu Santo en el ser humano, pero ocurre conforme los seres humanos nos entregamos, nos rendimos a la dirección divina.
  3. Vístanse del nuevo hombre. Colosenses nos explica muy bien que significa esto 3:10 “ y revestidos del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno”.  Significa vestirnos de Cristo, esta nueva vida se caracteriza por la justicia y la santidad, que marca su relación con su prójimo y con Dios respectivamente.

Si usted y yo permanecemos en Cristo, nuestra vida tiene que comenzar a dar fruto de ello

Solo usted y yo, por la influencia del Espíritu Santo, somos los que podemos tomar estas acciones concretas de despojarnos, renovarnos y vestirnos de la nueva naturaleza cristiana, que solo se obtiene por la rendición total de nuestra voluntad al Rey.  Por lo tanto, si la clave central de la vida cristiana es permanecer en Cristo, la premisa que se desprende es que la evidencia de esta nueva vida es Rendición, entrega total!

Pablo menciona seis aspectos que al parecer continuaban en la vida de los nuevos creyentes que evidencian que esta renuncia, rendición o entrega no se ha hecho de forma total:

4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.

Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al diablo. 
El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 
Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 
Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 
Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo. Efesios 4:26-32

Hay una vida antes de Cristo y otra después de haberle aceptado a El, las cosas de nuestra pasada manera de vivir tienen que desaparecer y Pablo menciona 6 aspectos que debemos evaluar en nuestra propia vida:

  1.  La mentira. La falsedad…porque un hijo de Dios Habla con la verdad.  La mentira rompe la unidad del cuerpo de Cristo
  2. El enojo.   El enojo  se debería dar ante la injusticia, pero no ante una provocación personal o por el orgullo herido.  Nos puede llevar al pecado cuando estamos dispuestos a lastimar a alguien.  Cuando el enojo divide al cuerpo de Cristo, es considerado como pecado. Porque va en contra del propósito de Dios.  Pablo dice, que es mejor poner un freno a nuestro enojo y así no darle la oportunidad al diablo para que siembre contiendas, divisiones y  malas actitudes dentro del cuerpo de Cristo.
  3. El hurto.  Se cree que no era que los cristianos de efeso estaban robando , sino que se motivaba a quienes lo hicieron a no sucumbir ante al tentación de hacerlo nuevamente, porque esta practica no calza con la imagen de Cristo.  Por ello la motivación que hace el apóstol es a la sustitución de hábitos, ocúpese de trabajar con sus manos y siéntase feliz cuando lo que ha ganado en honestidad sirve para ayudar al que tiene necesidad.
  4. Palabras corrompidas.  Al igual que nuestros días el hábito de hablar mal, ya se daba y Pablo dice que ello no calza con el carácter del cristiano que debe hablar lo que sea bueno., para que edifique a quien oye.  Esto incluía también las conversaciones que se tenían entre ellos, que fueran temas de edificación personal y grupal.
  5. Contristar el Espíritu.  Todas las practicas hasta ahora mencionadas lo que hacían era  causar dolor a la persona del Espíritu Santo
  6. Mal genio.  El versículo 31 parece hilar el declive que provoca el pecado en la vida del creyente y dice que la amargura (irritación mental), conduce al enojo (furia), ira (deseo de venganza), y finalmente provoca gritería y maledicencia, o sea, explotar en discusiones y comentarios dañinos.

Mas vosotros no habéis aprendido así a Cristo, si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la verdad que está en Jesús. Efesios 4:20-21

Las claves para una vida cristiana victoriosa empiezan con Cristo, fuera de él no obtenemos victoria, pero no basta con proclamar con nuestra boca que Cristo es el Señor, este debe reflejarse en nuestra vida de una forma natural.

¿Refleja nuestra vida el señorío de Cristo sobre nosotros?

¿Nuestras palabras, nuestros hábitos, muestran que le pertenecemos a él?

¿Hablamos siempre con la verdad?

Tal vez hoy es un buen momento para decirle al Señor que este 2015 queremos caminar en victoria, y por ello caminamos como un acto de fe, hacia el altar de la gracia, para rendir aquellas áreas de nuestra vida, que como nos enseña el libro de efesios, aún no están bajo su señorío, para consagrarlas a él.

Adviento: Enciende una vela por la verdadera paz

Etiquetas

, , ,

portal

“PAZ EN LA TIERRA A LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD”  LUCAS 2:14

Todos los seres humanos nos encontramos en una profunda búsqueda, pero muchas veces, nosotros mismos no estamos muy seguros que es lo que buscamos.  Nos forjamos metas en planos académicos, familiares, laborales, las alcanzamos, pero aun sentimos que nuestra búsqueda no ha quedado satisfecha.

Buscamos entonces saciar esa inquietud interna mediante labores altruistas, sean con nuestros prójimos o con la naturaleza, pero aún así no nos damos por satisfechos

paz interior

Al final de todo, lo que estamos buscando es algo que nos brinde PAZ  INTERIOR…y es allí donde caemos en cuenta que lo que realmente estamos buscando es PAZ.

La palabra paz indica un estado de  tranquilidad y armonía.  No hay nadie en este mundo que pueda decir que su anhelo más profundo no es la paz.  Políticos, religiones y hasta las Miss de todos los países, hacen ronunciamientos de deseos de PAZ.

Donde obtenemos paz?

La paz no necesariamente es la ausencia de guerra.  Costa Rica, por ejemplo,  en un país sin ejercito y sin conflictos significativos; sin embargo no tenemos paz, porque la paz que nos da este mundo, nunca es absoluta, siempre hay algún aspecto que nos genera tensión.  Si hablamos en las relaciones interpersonales, podríamos decir que experimentamos la paz, cuando no tenemos altercados con otros, pero lo cierto es que siempre existen situaciones que generan tensión los unos con los otros.

paz

Lo que buscamos los seres humanos es la paz de mente y de corazón, queremos sentirnos libres de culpa, de hostilidad, de ansiedad, lo que hoy llaman los profesionales estress, todos queremos una calidad de vida exterior que sea un reflejo de un estado interior.

Ese es el tipo de paz que Isaías anunció que tendríamos

He visto sus caminos, pero los sanaré y los pastorearé y le daré consuelo a él y a sus enlutados; produciré fruto de labios: PAZ, PAZ AL QUE ESTA LEJOS Y AL CERCANO, dijo Jehová y los sanaré. Isaias 57: 18-19

El pueblo de Israel no estaba teniendo una relación correcta con el creador, vivían en desobediencia, eran orgullosos, obstinados y presunciosos y sin embargo, a ese pueblo, es al que Dios le promete PAZ, PAZ; la misma paz que  Jesús enseñó, es diferente a la paz que ofrece el mundo (Jn 14.27)

Paz-de-Dios

La paz que esta disponible para nosotros es espiritual, no es una libertad de tribulación:

 “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz.  En el mundo tendréis aflicción, pero confiad, yo he vencido al mundo” Juan 16:33

No significa que estaremos exonerados de necesidades económicas, como muchas veces se ha querido hacer creer al pueblo de Dios (Filipenses 4: 10-13)

No significa que esta paz nos exime del dolor físico, (Corintios 12: 7-10)

Tampoco nos garantiza relaciones ideales de felicidad con las otras personas (Romanos 12:18, Gálatas 2:11)

La paz que proporciona el nacimiento de Jesús y los dones que hemos recibido a través de su sacrificio en la cruz, es aquella que aún por más convulsionado que este nuestro mundo, podemos experimentar un profundo reposo del alma.

“Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo.” Romanos 5:1

Esta paz también es un don que hemos recibido por su gracia que, junto con el amor y el gozo, conciernen principalmente al estado de la relación del creyente con Dios. (Gálatas 5:22)

Pero muchas veces, al igual que el pueblo hebreo nos sentimos lejanos de esa promesa y del don de la  paz, porque al igual que ellos, estamos fallando en el requisito absoluto para la paz interior: UNA RELACION CORRECTA CON DIOS:  Solo a través de nuestro Señor Jesucristo podemos estar en paz con Dios, por eso celebramos su natividad y recordamos que hace más de 2000 años atrás el ángel le anunció a José:

YlollamarsJess

“Dará a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque el salvará a su pueblo de sus pecados.” Mateo 1:21″

El anuncio tambien fue dado a los pastores “Os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor.” Lucas 10:11

Hoy es el día oportuno para que ese nacimiento sea real en nuestra vida, y que a través de Jesús, el Cristo, puedas experimentar la paz con Dios.

Quien anhela obtener la paz anunciada por los ángeles, debe arrojarse al señorío completo de Jesucristo,  la paz auténtica es la que nos da seguridad de que hemos sido perdonados de nuestros pecados y  de estar reconciliados con Dios, por eso la paz y la comunión con Dios son inseparables.

“Al Mundo paz, nació Jesús”

así dice el clásico himno que entonamos en navidad.  ¿Estas experimentando la paz de Dios en tu propio mundo interior…porque no comienzas a experimentarla hoy?

Adviento: Encienda una vela de gozo

Etiquetas

, , ,

adviento

Es tercer domingo de adviento, encendemos la tercer vela, y esta es la vela del gozo.

El diccionario de la real academia dice que el gozo es un sentimiento de complacencia en la posesión, recuerdo o esperanza de bienes o cosas apetecibles.

Al pensar en  mi propio día a día, me doy cuenta que, el que hacer diario, me nubla la vista de la dicha que me rodea y por la cual debería estallar continuamente en júbilo para expresar mi gozo por ello, pero al contrario, en muchas ocasiones permito que otras cosas me distraigan de dichas beneficios.

malas noticias

Cuando una persona recibe un dictamen  de una terrible enfermedad, pierden el gozo de la vida ante la amenaza de muerte, pero lo cierto es que todos estamos de tránsito en este mundo , ninguno tenemos el mañana asegurado y ante esta realidad, todos deberíamos procurar vivir nuestro día con gratitud y profundo gozo. Aun en medio de la oscuridad que trae a nuestra vida las malas noticias, Debemos mantener encendida la vela del gozo.

Revisemos juntos los motivos que deberíamos recordar para mantenernos  gozosos, alegres, felices, dichosos:

jeremias 1. Nacimos por voluntad divina. Cada uno de nosotros estamos en esta tierra por voluntad divina, no somos producto de la planificación familiar ni un error de cuentas.  El salmista nos dice al respecto  Salmo 139:13-16

 Tú creaste mis entrañas; me formaste en el vientre de mi madre. ¡Te alabo porque soy una creación admirable!    ¡Tus obras son maravillosas,    y esto lo sé muy bien! Mis huesos no te fueron desconocidos  cuando en lo más recóndito era yo formado, cuando en lo más profundo de la tierra  era yo entretejido.  Tus ojos vieron mi cuerpo en gestación: todo estaba ya escrito en tu libro; todos mis días se estaban diseñando, aunque no existía uno solo de ellos.

2.  Dios ha planeado para nosotros una vida de bienestar, el profeta Jeremías  nos dice (Jeremías 29:3)

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor —, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza

prom-valle29

3. Porque aún en medio de la prueba EL nos ha prometido su presencia Hasta el final de nuestros días Salmo 23:4

Aun si voy por valles tenebrosos,   no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado;   tu vara de pastor me reconforta.

4. Porque nos ha prometido una vida eterna Juan 14:1-6; 6

 No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí.  En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.  Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy…Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí

No olvidemos  que Dios nos ha dado el don de la vida, la promesa de su compañía y la vida eterna y que en tanto ese día llegue, debemos vivir con gratitud por los dones que hemos recibido de su mano. Ninguna circunstancia temporal…como temporal es la vida; debería nublar el verdadero motivo del gozo en nuestra vida:  Dios, su amor, su misericordia, su fidelidad.

Al encender la tercer vela  de adviento, pidamos al Señor que nos ayude a vivir  nuestros días en plenitud, siendo agradecidos por su presencia, por la familia, por el trabajo, por la vida misma, como si se tratara de nuestro último día.

Encienda una vela por el amor

Etiquetas

, ,

vela romantica

Las velas en el  centro de las mesas de los restaurantes, más que un adorno, es símbolo del amor en una cena romántica. Una vela en la mesa crea por si misma un ambiente romántico, la luz suave y el ambiente cálido de la vela encendida envía un poderoso mensaje al agasajado: TE AMO!

El segundo domingo de adviento, al encender la vela, celebremos el único y verdadero amor incondicional, el amor de Dios.

Siendo algo tan trascendental para la humanidad, deberíamos tener muy claro ¿Qué es el amor? como describe la Biblia el amor?

En el Antiguo Testamento, el concepto de amor significa varias cosas: pasión, afecto familiar, amistad, misericordia, lealtad inquebrantable. El Nuevo Testamento habla de tipos de amor agapao, filéo, stergó.

Podríamos detenernos a analizar cada uno de estos conceptos que nos describen el amor, pero me parece mucho más pertinente decirles que:

miDiosesamor_corazonEl amor se basa en el carácter de Dios. Dios es el amor, el amor es Dios, si utilizáramos una de las definiciones del Antiguo Testamento, solo a Dios podemos atribuirle “Lealtad inquebrantable”

Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará.  Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo. El amor de Dios por su creación no depende de nosotros, él nos ama porque él es amor. Muy diferente al amor humano que está condicionado. -2 Timoteo 2:11-13-

El amor de Dios es el tema central de la Biblia, por amor a su creación Dios hace pactos con el hombre, escoge a Israel, hace actos potentosos en favor de ellos. Por amor a su creación Dios revela supremamente su amor en la vida, muerte y resurrección de Jesucristo. Pablo, al hablar de la gracia Divina que nos reconcilia con Dios dice:

Porque Cristo, cuando aún éramos débiles, a su tiempo murió por los impíos. Ciertamente, apenas morirá alguno por un justo; con todo, pudiera ser que alguno osara morir por el bueno. Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros. Romanos 8: 6-7 

yo amo a DiosAl encender la segunda vela de adviento, no solo lo hacemos para celebrar el amor de Dios por nosotros, sino también para indicarle a Dios, que nosotros también le amamos.

Solo cuando hemos conocido la lealtad inquebrantable de Dios, expresada en su gracia, podemos lograr una perspectiva apropiada de nuestro amor por Dios y por el prójimo:

Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.  Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. No hay otro mandamiento mayor que éstos. Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él;  y el amarle con todo el corazón, con todo el entendimiento, con toda el alma, y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a uno mismo, es más que todos los holocaustos y sacrificios. Jesús entonces, viendo que había respondido sabiamente, le dijo: No estás lejos del reino de Dios. Y ya ninguno osaba preguntarle. Marcos 12: 29-34

Para poder amar a otros, primeramente tenemos que amar a Dios, y amar a Dios, solo lo podemos lograr cuando nos detenemos a reflexionar en el amor de Dios por nosotros. La Biblia dice:

Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él…Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero.  1 Juan 4: 7, 8, 16, 19

Ahora, nuestro amor por Dios, inevitablemente se ve reflejado en el amor que mostramos por nuestro prójimo:

Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto?  1 Juan 4: 20

La vela como símbolo expresa amor, pero ese amor debe expresarse en acciones concretas. La acción concreta del amor de Dios fue Jesucristo en la cruz. Las acciones concretas de nuestro amor por Dios, de la gratitud por la misericordia que hemos recibido de su mano, se expresa en una vida agradable delante de sus ojos y con actos de compasión para nuestro prójimo. Dejemos que la vela del amor de Dios, ilumine nuestra vida

adviento02

Adviento, enciende una vela por la esperanza

Etiquetas

, , , , ,

adviento

 

Las iglesias cristianas, celebramos previo al tiempo de la navidad, la época de adviento.

Adviento, significa “llegada” y claramente indica el espíritu de vigilia y preparación que los cristianos debemos vivir. Durante los cuatro domingos que anteceden a la fiesta de Navidad, los cristianos recordamos y reflexionamos en torno a Cristo y celebramos con Él su presencia entre nosotros.

El sentido del Adviento es avivar en los creyentes la espera del Señor.

“En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos.Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del hombre. Porque como en los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el día en que entró Noé en el arca, y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrastró a todos, así será también la venida del Hijo del hombre. Entonces, estarán dos en el campo: uno es tomado, el otro dejado; dos mujeres moliendo en el molino: una es tomada, la otra dejada. Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadasen su casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del hombre.” Mateo  24:37-44

Estamos en un tiempo de espera, esperamos la segunda venida de nuestro señor Jesucristo y no sabemos cuándo esta va a darse.  Y eso es bueno, porque si lo supiéramos, nos sentiríamos tentados a descuidar nuestro llamado y misión en la obra de Dios o posponerla hasta el último minuto.

velas

Utilizamos normalmente una vela como un recurso cuando se va la luz, entendemos que la vela nos permite disipar la oscuridad que tanto nos aterra.

En otro momento de emergencia, usamos la vela para brindar luz y calor.  Estar en un ambiente de luz, nos da seguridad y esperanza.

La Corona de Adviento.  Tiene su origen en una tradición pagana europea que consistía en prender velas durante el invierno para representar al fuego del “dios sol”, para que regresara con su luz y calor durante el invierno.

Así que los primeros misioneros aprovecharon esta tradición para evangelizar a las personas. Partían de sus costumbres para enseñarles la fe cristiana, aprovechando los símbolos que había en ella.

Al encender una de las velas de les recordaban que esa oscuridad que simbolizaba el frio del invierno, solo podía ser alejada verdaderamente con la luz de Cristo

Otra vez Jesús les habló, diciendo: «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.»

Juan 8:12

Hay diferentes tipos de oscuridad en la cual la humanidad está sumida:  crisis financiera, de salud, emocional, familiar, todo ello trae desolación, desesperanza

desesperanza

Encendamos una luz por la esperanza… ¡en Jesús, tenemos esperanza! Su palabra nos recuerda a gritos que Jesús es la luz del mundo y si estamos con él, no andaremos en tinieblas, aun en medio de la situación más difícil, en él tenemos esperanza

 “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti”. Isaías 60:1

¡No te quedes en desesperanza! si hoy todavía no estas experimentando la luz, de Cristo, este es el tiempo para acercarse a su calor.

Debemos tener presentes las palabras de Juan que nos exhorta a los que ya decimos ser alumbrados por la luz de Cristo de la siguiente forma Juan 1:5-09

“Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad; pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

Jesus la luz  Dejemos que la luz de Cristo penetre hasta lo más profundo de nuestro ser y disipe toda la oscuridad del pecado y la desesperanza en nuestra vida.

Por último, Recordemos que  tenemos una misión en el tiempo que estemos en esta tierra, su Palabra nos dice:

“Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa.  Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos”. Mateo 5:14-16

Que así como esta primer vela de nuestra corona de adviento se enciende hoy, se encienda en nuestra vida el recordatorio de esa doble función de la luz que hemos aprendido hoy. Cristo es la luz que trae esperanza, salvación a nuestra vida y nosotros a la vez somos esa luz llamados a alumbrar en medio de un mundo de oscuridad

Dándonos por Cristo

Etiquetas

, , ,

“Por eso, hermanos míos, ya que Dios es tan bueno con ustedes, les ruego que dediquen toda su vida a servirle y a hacer todo lo que a él le agrada. Así es como se debe adorarlo. Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto”. Rom 12:1-2

Cada libro de la Biblia, desde el Génesis, hasta el apocalipsis, está lleno de la historia de personajes de fe, que testifican que es posible la renuncia de su propia ambición personal, por la pasión que despierta en ellos la presencia de Dios en sus vidas y la invitación a ser parte de sus propósitos, y esa historia se ha continuado repitiendo en la historia del cristianismo a hasta nuestros días:

Noé…estuvo dispuesto a ser considerado loco por obedecer el mandato del Señor para construir el arca, en un lugar donde ni siquiera había mar.

Abraham, dejo su país y las personas que amaba, por salir en pos de una promesa, una tierra prometida, que no estaba seguro donde quedaba.
David, estuvo dispuesto a ser humillado y perseguido por Saúl, aunque sabía que este ya había sido desechado para ser Rey.
Esteban estuvo dispuesto a ser apedreado y aun en ese momento tan difícil dio testimonio de su fe.

Todos aquellos mártires de los circos romanos, que estuvieron dispuestos a ser devorados por los leones, por dar testimonio de su convicción cristiana.
Tantos hombres y mujeres que a lo largo del tiempo, han dejado casa, cultura, familia, con tal de atender el llamado de proclamar el evangelio de la paz.
Sería imposible enumerar todos aquellos que han sido testigos, aún a costa de su propia vida y que han abrazado el llamado al servicio, a vivir en una contracultura, en un estado de locura, según las formas de vida de este mundo, y todo por agradar a su Señor.

Como cristianos debemos preguntarnos que estamos dispuestos a hacer nosotros por Cristo. Hoy vivimos un tiempo de cristianismo liviano, en donde las personas no quieren tener compromisos, ni dejarse guiar por absolutos. Desgraciadamente, esta realidad se vive en las mismas iglesias. Hay cientos de personas que hoy por hoy se congregan, solo como por cumplir con una obligación, como para alivianar un poco la conciencia cristiana, pero el involucramiento en el servicio cristiano, cada día es menor. Es una crisis en el cristianismo en general, sino, lea el periódico y se va a dar cuenta que aún la iglesia católica expresa su preocupación ante la realidad de que menos hombres cada día se matriculan al seminario para ofrecerse al sacerdocio. Parece que los cristianos hemos olvidado la exhortación, la palabra de ánimo que nos dio Pablo y lejos de dejar de vivir como lo hace este mundo, cada día más, nosotros, su iglesia, nos acomodamos a él.

Recordar la vida de Nehemías es un estímulo a nuestra fe. Es un realto que Dios inspiró a que se escribiera, porque es una voz de esperanza para cada lector de todas las épocas, es un recordatorio de que si es posible vivir bajo el estándar de Dios, que si es posible no adaptarse al mundo, y entregar nuestra vida en servicio y hacerlo con contentamiento y gozo.
Vemos que Nehemias logró esto en primera instancia porque:
1. Dependía de Dios. Todo cuanto está narrado en el libro de Nehemías nos da testimonio de que era un hombre de oración de búsqueda continua del propósito de Dios. Un hombre que reconocía sus limitaciones, pero que tenía la fuerte convicción de que Dios estaba de su lado. Que servía al “ Dios del cielo, grande y temible, que cumples el *pacto y eres fiel con los que te aman y obedecen tus mandamientos,” Ne. 1.5

2. Nehemías sabía que había una necesidad y que no podía permanecer ajeno a esto si realmente se consideraba parte del Pueblo de Dios. Neh 1:11 Señor, te suplico que escuches nuestra oración, pues somos tus siervos y nos complacemos en honrar tu *nombre. Y te pido que a este siervo tuyo le concedas tener éxito y ganarse el favor del rey.”

Ante estos puntos que hemos visto, no caería mal que nos preguntáramos nosotros hoy:
¿Nos importa a nosotros lo mismo que le importa a Dios?
¿Cuál es nuestra actitud cuando escuchamos que un hermano en la fe está deprimido, desalentado, derrotado?
¿Somos sensibles ante las necesidades que hay a nuestro alrededor?

Estas preguntas nos servirán como un test, para saber cómo esta nuestra temperatura espiritual, nuestra dependencia de Dios!