Porque debemos de hablar de dinero en la iglesia?

Porque la misma Biblia trata con insistencia este tema.  Si la Biblia dedica aproximadamente 500 versículos para hablar de la oración, menos de 500 hablan de la fe, entonces significa que el manejo de nuestro dinero y el efecto que esto tiene en nuestra relación con Dios debe ser muy  significativo ya que se le dedican mas de 2350 versículos

Y porque decimos que el manejo que hagamos del dinero afecta nuestra relación con Dios.  Veamos 2 motivos:

Dios y las riquezas

(Lc 16.13)

24»Ninguno puede servir a dos señores, porque odiará al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.[1]

  1. Los bienes materiales compiten con Dios por tener el Señorío en nuestras vidas

Vivimos en una sociedad materialista  que nos envuelve en una cultura  donde ganar dinero y atesorarlo se vuelve lo más importante.  Tener dinero y todo lo que se puede adquirir con el llega a tener mayor importancia que agradar a Dios y la vida espiritual.  Porque para atesorar dinero debes dedicar tiempo y energía y esta tarea te absorbe, por ello Pablo le dijo a Timoteo:

1 Timoteo 6

6Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, 7porque nada hemos traído a este mundo y, sin duda, nada podremos sacar. 8Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos; 9pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas que hunden a los hombres en destrucción y perdición, 10porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe y fueron atormentados con muchos dolores.[2]

2. Gran parte de nuestra vida gira alrededor del dinero.

No cree que esto es cierto, pregúntese ¿Cuánto tiempo por semana lo dedicamos a  trabajar para ganar dinero, a tomar decisiones de cómo debemos gastarlo, como debemos ahorrarlo o como debemos compartirlo?

Entonces como es la economía de Dios?.


1. En la economía de Dios, el Señor personal y viviente es céntrico.

Todo lo que somos y lo que tenemos le pertenece a Dios, nuestra función es ser mayordomos sabios de la vida y los recursos que se han puesto en nuestras manos con confianza de parte de Dios. La forma en que Ganemos y distribuyamos, en este caso específico, el dinero, será equivalente con la calidad de nuestra vida espiritual

Mateo 25

21Su señor le dijo: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor”.[3]

Esto se le dijo a los siervos que habían manejado su dinero con responsabilidad.  El gozo se refiere a una más íntima relación con nuestro Dios

2. En la economía de Dios  es muy importante el contentamiento. Pablo dijo:

Filipenses 4.

10En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro interés por mí; ciertamente lo teníais, pero os faltaba la oportunidad para manifestarlo. 11No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12Sé vivir humildemente y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.[4]

1 Timoteo 6

6Pero gran ganancia es la piedad acompañada de contentamiento, 7porque nada hemos traído a este mundo y, sin duda, nada podremos sacar. 8Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos ya satisfechos[5]

El mundo nos dice que la felicidad se basa en el tener y en tener lo último de la moda.  Pero Dios 6  de 7 veces nos menciona en su palabra que debemos tener contentamiento, en relación con nuestras finanzas.

Pablo dice que él aprendió a estar contento, así que este es un proceso de aprendizaje.

¿Como aprendemos a estar contentos?

  • Conocer lo que Dios espera de nosotros como sus administradores
  • Cumplir fielmente con los requisitos que Dios demanda
  • Confiar en que Dios hace su parte

El contentamiento no es conformismo. Los cristianos siempre debemos estar mejorando porque servimos al Dios vivo y dinámico.

Debemos tener un deseo creciente de ser mejores administradores de nuestras vidas, talentos y posesiones que Dios nos ha dado.

El contentamiento se refiere a la paz interior con respecto a nuestro hoy, se refiere a poder vivir con convicción.

Hebreos 13

5Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora, pues él dijo: «No te desampararé ni te dejaré». 6Así que podemos decir confiadamente:

«El Señor es mi ayudador

DEFINICIÓN DE MAYORDOMO

  • Criado principal a cuyo cargo está el gobierno económico de una casa o hacienda.

La mayordomía, es algo que ocupa todas las áreas de nuestra vida: administración del tiempo, de las finanzas, de los dones, de la creación.   Pero solo vamos a ejercer esa mayordomía eficazmente si lo hacemos bajo el propósito de Dios y no del nuestro.

La cultura de este mundo nos enseña, que nosotros debemos ser los primeros, -“no te que quedes atrás, tú tienes que ser el primero, tienes que llenarte de riquezas”- y en función de ello administramos nuestro tiempo, nuestras finanzas, nuestros talentos y no nos importa pasar por encima de la misma tierra, con tal de lograr la meta de la prosperidad.

¿Pero cuál es el propósito del Reino?

1:2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma.

Dios quiere que usted y yo seamos prósperos… pero que significa prosperidad: En griego “eudoo”  significa “ir por el camino correcto”.

Lo que Dios quiere es que usted y yo andemos por el camino correcto

Este pasaje deberíamos leerlo así:

Amado, yo deseo que tu andes por el camino correcto en todas las cosas, y que tengas salud, así como andas por el camino correcto en tu alma.

Cuando dejamos que los principios del reino de Dios sea los que dirijan nuestra vida,  cuando hagamos de la Palabra de Dios la prioridad más importante y significativa que podemos cultivar y así desarrollar una mentalidad bíblica, entonces seremos buenos administradores, de nuestro tiempo, nuestras finanzas, nuestra salud, nuestros dones y de la creación de Dios.

Repasemos lo primero que dijimos, “que Dios es el dueño de todas las cosas” “que yo soy su mayordomo” y que “todo lo que hago lo hago como para el Señor”: CON EXCELENCIA:

El trabajo, un canal de bendición

El medio que Dios ha escogido para bendecir nuestras vidas económicamente y asi “ganar todo lo que pueda”, es el trabajo

El trabajo requiere, esfuerzo, disciplina, perseverancia.  Hay muchos ejemplos pero veamos a Isaac:

  1. Confió en la promesa de Dios para su familia “Yo estaré contigo y te bendeciré” gen 26.3b
  2. Se esforzó en realizar su trabajo “Sembró Isaac en aquella tierra y cosecho aquel año el ciento por  uno y lo bendijo Jehová.  Se enriqueció y fue prosperado y se engrandeció hasta hacerse muy poderoso” Gen 26:12-13
  3. Ante la adversidad no se desanimó “apártate de nosotros…, se fue de allí y volvió a abrir los pozos de su padre…” Gen 26.18
  4. Ante la envidia, actuó con humildad: gen 26-21-22

Porque la confianza de Isaac, al igual que su padre, no estaba en lo que tenía, sino en el Dios que había prometido tener cuidado de él

PRINCIPIOS DIRECTRICES DE JUAN WESLEY SOBRE LA GANANCIA Y EL TRABAJO

Eclesiastés no da una gran lección  en cómo debemos ganar y para qué debemos ganar:

9:7 Anda, y come tu pan con gozo, y bebe tu vino con alegre corazón; porque tus obras ya son agradables a Dios.
9:8 En todo tiempo sean blancos tus vestidos, y nunca falte ungüento sobre tu cabeza.
9:9 Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida de tu vanidad que te son dados debajo del sol, todos los días de tu vanidad; porque esta es tu parte en la vida, y en tu trabajo con que te afanas debajo del sol.
9:10 Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

Wesley dice con respecto al trabajo y a este último versículo. Lo que tengas que hacer, hazlo tan pronto como te sea posible. No lo dejes para más tarde. No lo pospongas de día en día o de hora en hora. No dejes para mañana nada que puedas hacer hoy. Y, hazlo tan bien como te sea posible. No bosteces ni te duermas sobre tu quehacer. Aplica toda tu fuerza al trabajo. No escatimes dolor. No permitas que nada sea hecho a medias, por partes o de manera descuidada

De nada nos sirve ganar, si no podemos gozarnos de lo que ganamos.

Lucas

12:16 También les refirió una parábola, diciendo: La heredad de un hombre rico había producido mucho.
12:17 Y él pensaba dentro de sí, diciendo: ¿Qué haré, porque no tengo dónde guardar mis frutos?
12:18 Y dijo: Esto haré: derribaré mis graneros, y los edificaré mayores, y allí guardaré todos mis frutos y mis bienes;
12:19 y diré a mi alma: Alma, muchos bienes tienes guardados para muchos años; repósate, come, bebe, regocíjate.
12:20 Pero Dios le dijo: Necio, esta noche vienen a pedirte tu alma; y lo que has provisto, ¿de quién será?
12:21 Así es el que hace para sí tesoro, y no es rico para con Dios.

No importa cuanto dinero usted y yo administremos, Dios lo que espera es que seamos responsables en el uso del mismo.  Alguien dijo, no importa como administraras tus finanzas si tuvieras 10.000.00  lo importantes es como administras los 1.000 que si tienes.

Otra recomendación de Wesley es : Gana todo lo que puedas, con sentido común, usando en tus transacciones todo el entendimiento que Dios te ha dado. Aprender continuamente de la experiencia de otros o de tu propia experiencia, leyendo o reflexionando para mejorar hoy tu quehacer de ayer. Y asegúrate de practicar lo que aprendiste, para que puedas hacer lo mejor con todo lo que tienes a la mano. Aprender continuamente de la experiencia de otros o de tu propia experiencia, leyendo o reflexionando para mejorar hoy tu que hacer de ayer. Y asegúrate de practicar lo que aprendiste, para que puedas hacer lo mejor con todo lo que tienes a la mano.

Y por último nos dice “gana todo lo que puedas, honestamente:

  • No perjudiques tu cuerpo.  No tratemos  de ganar si esto está  a expensas de nuestra salud.
  • No perjudiques tu mente: Debemos preservar a toda costa el espíritu de una mente sana. Por lo que no debemos iniciar o continuar en ningún oficio pecaminoso, contrario a la ley de Dios o a las de nuestro país.
  • No perjudiques a otros: competencia desleal, vendiendo productos que afecten la integridad de otros, alargando tratamientos con el fin de tener mas ingresos, etc.

Por qué debemos ganar todo lo que podamos con esfuerzo, con dedicación, con conciencia y ética

26:28 Y ellos respondieron: Hemos visto que Jehová está contigo…

Nuestro trabajo y la integridad con la que ganamos el dinero y la forma en la que lo administramos: dan testimonio de nuestra fe

Dios busca con esto:

  1. Fortalecer nuestra relación con El,  al aumentar nuestra dependencia en la búsqueda de su consejo.
  2. Fortalece el desarrollo de nuestro carácter.  Ya que nos moldea en el proceso de obtenerlo, ahorrarlo, gastarlo, y darlo.
  3. Según como lo usemos  puede ser una bendición o una maldición.

Así que, la verdadera ganancia que debemos perseguir es la de honrar a Dios, andar el buen camino, hacer nuestro mejor esfuerzo en el trabajo honesto y confiar en que él nos bendecirá

BIBLIOGRAFIA

Material del Ministerio Crown.  “Estudios Bíblicos para grupos pequeños” crowncostarica@hotmail.com, 2253-5820

Sermones de Wesley, tomo 3 “El uso del dinero” http://wesley.nnu.edu/espanol/

Predicaciones de Sharon Víquez “Las finanzas en el orden de Dios” “La mayordomía”

La Biblia Reina Valera 1995 y 1960


[1]Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[2]Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[3]Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[4]Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

[5]Reina-Valera 1995—Edición de Estudio, (Estados Unidos de América: Sociedades Bíblicas Unidas) 1998.

About these ads